En guardería se libra pugna entre la vida urbana y la rural

Abril 28 de 2009

Enlace El Colombiano

En guardería se libra pugna entre la vida urbana y la rural

Tip de Ernesto Londoño

El centro infantil Los Ositos, localizado sobre la loma de los Balsos (calle 9 sur con carrera 32) es escenario de una pugna entre la vida urbana y la campestre. Mientras los vecinos se quejan por la presencia de pavos reales y gallinas que por las mañanas, a graznidos y quiquiriquíes, anuncian que un día nuevo acaba de comenzar, los niños aprenden desde la guardería a apreciar la naturaleza.

Ernesto Londoño, uno de los que se sienten afectados por el ruido, argumenta que los sonidos que producen estos animales no sólo molestan las mañanas, sino que a altas horas de la noche lo despiertan con sus ruidos. “Se debería tener en cuenta que estamos en la ciudad y no en una finca”, afirma.

Es que este centro infantil utiliza a dos pavos reales, quince gallinas, doce conejos y tres tortugas como una estrategia didáctica para enseñarles a los niños a interactuar y proteger la naturaleza.

En vista de que con frecuencia reciben este tipo de quejas y después de la visita de oficiales de policía de la inspección de El Poblado, las directivas decidieron solicitarle a la Inspección Ambiental de Medellín que registrara las condiciones de estos animales para saber si estaban transgrediendo alguna ley ambiental.

En el informe presentado por el funcionario se detalla que este centro cuenta con el espacio suficiente para tener los animales y ninguno de ellos representa algún peligro para los infantes o para cualquier persona. Además se puedo determinar que los graznidos de los pavos reales son casi imperceptibles y se confunden con los demás ruidos ambientales.

Para Claudia Londoño, una de las directoras de Los Ositos, “lo último que queremos es tener problemas con los vecinos y por eso quisimos determinar si estábamos infringiendo alguna ley. Además, durante la inspección, entregamos voluntariamente tres tortugas morrocoy porque son especies de fauna silvestre, cuyo cautiverio es ilegal“.

La Inspección Ambiental se comprometió a remitir la queja sobre el ruido a la Secretaría de Salud y el Área Metropolitana para que ellos realicen las mediciones de decibeles y verifiquen si dicho sonido supera el valor límite permisible en zona residencial. 

0
0
0
s2sdefault
Visit betroll the best bookies